EL DIONI Y LA CONGELACIÓN DE PENSIONES


Lo primero que hizo el Dioni al llegar a Río
fue brindar con el espejo y decir ¡que tío!
No veas que pasón de entrada en el restaurant.
Niñas al salón que el Dioni está en la ciudad.

Con su buen par de zapatos de cocodrilo
no se le resiste ni la Venus de Milo
sobre todo si te pagan por un francés
dos veces lo que ganaba en Madrid currando un mes.
 Porque las mulatas cuando son de bandera
confunden el corazón con la billetera.

Y la pasma... que te ve cara de pringao
De fantasma... si encima cortas el bacalao.
Ay Dionisio... pues total lo del banco sin un mal tiro
Mucho vicio...trincar el pastón y pegarse el piro.

La de noches que he dedicado yo a planear
un golpe como el que diste tú con un par.

(Con un par, Joaquín Sabina)

No hay comentarios: