POPEYE Y LAS ESPINACAS


Muchos hemos crecido viendo como Popeye comía espinacas para tener una fuerza  sobrehumana y salvar a Olivia (Rosario) del malvado Brutus.

Pero, ¿cómo nace un personaje como Popeye? ¿Son ciertas todas las virtudes que se les atribuye a las espinacas?

Al parecer, todo comenzó en 1870 cuando la persona que tomó los datos originales del científico aleman E.Von Wolf con los porcentajes del mineral cometió un error. Una inocente coma que se corrió movió fue todo lo que necesitaron las espinacas para volverse famosas, al multiplicar su valor por 10.

A finales de los años 20, en Estados Unidos, las anemias por carencia de hierro eran muy comunes por lo que se iniciaron campañas entre la población para popularizar el consumo de alimentos ricos en el mineral, y para apoyarlas se utilizó un personaje de ficción: Popeye. Un marino de brazos deformes que había nacido en 1929 de la pluma de Elzie Crisler Segar.

Para los hombres que se dedicaban a vender espinacas, eran tiempos gloriosos. En Estados Unidos se incrementó a partir de la caricatura el consumo de espinacas en un 33%.

Hacia 1937 se hizo una búsqueda bibliográfica para determinar exactamente el porcentaje de hierro contenido en las espinacas y se descubrió el error.

A pesar del descubrimiento del error y la consiguiente rectificación, el aura de Popeye sacando pecho y exhibiendo sus puños de hierro después de comer sus botes de espinacas eclipsó la realidad contrastada y el mito ha pervivido hasta nuestros días.
──────────────────────────────
Popeye el marino soy.... Tuuuu, Tuuuuu.

No hay comentarios: