MIKE. EL POLLO SIN CABEZA


El 10 de septiembre de 1945 el agricultor Lloyd Olsen, de Fruita (Colorado), sacrificó un grupo de gallos entre los que se encontraba Mike, un joven gallo de algo menos de medio año de edad. Su cabeza, como la de los demás, rodó bajo el hacha de su criador y verdugo. 

Al día siguiente, el gallo se mantenía vivo dentro de una caja de manzana en la que Olsen lo había puesto. Al contemplar que el ave no moría, decidió darle una segunda oportunidad a semejante prodigio. Los Olsen decidieron cuidar a Mike, dándole de comer una mezcla de leche y agua a través de un gotero, proporcionándole también pequeños granos de maíz.


Cuando se habituó a su inusual nuevo centro de gravedad, Mike pudo alcanzar fácilmente por sí mismo las perchas más altas sin caerse. Su canto, sin embargo, era menos impresionante y consistía en un gorgoteo hecho con la garganta. Mike también pasaba su tiempo tratando de picotear moviendo su cuello en busca de alimento.

La historia sobre el milagroso pollo se extendió rápidamente. El periódico local publicó una historia, y pronto un promotor de Salt Lake City, Hope Wade, contactó con Lloyd Olsen. Dijo que podían ganar dinero mostrándolo en las ferias. Mike se convirtió en un éxito de feria en la década de 1940. Una vez que alcanzó cierta fama, Mike comenzó a ser exhibido en compañía de otras criaturas tales como un becerro de dos cabezas. También fue fotografiado por docenas de periódicos y revistas, entre ellas Time y Life.


Los Olsens hicieron suficiente dinero con Mike para comprar equipo agrícola, una camioneta y pagar lo que adeudaban de sus tierras. También fueron a otras partes del país que no habían visto.

En marzo de 1947, 18 meses después, en un motel de Phoenix (Arizona), durante el viaje de vuelta a casa de la gira, Mike comenzó a asfixiarse en mitad de la noche y los Olsen no pudieron hacer nada por salvarle.

Post mortem, se determinó que el hacha no había alcanzado la arteria carótida y un coágulo había impedido que Mike se desangrara. Aunque la mayor parte de su cabeza fue cortada, gran parte de su tallo cerebral y uno de sus oídos habían quedado intactos. Dado que las funciones básicas (respiración, ritmo cardiaco, etc), así como la mayoría de acciones reflejas de un pollo, están controlados por el tronco del encéfalo, Mike fue capaz de permanecer en un buen estado de salud.
 
Hoy, en Fruita (Colorado), todos homenajean a Mike, el pollo sin cabeza. Anualmente, cada tercer domingo de mayo,  se celebra una fiesta en su honor (Mike the Headless Chicken Day), donde se organizan una serie de actividades entre las que se incluyen "5K Run Like a Headless Chicken Race", “Egg Toss”, "Pin the Head on the Chicken", "Chicken Cluck-Off" y "Chicken Bingo". Además la banda Radioactive Chickenheads compuso una canción sobre Mike.


También cuenta con una escultura y  una página web, con artículos sobre el festival, una sección de club de fans e incluso otra sección de ¡Cocina con Mike!

──────────────────────────────
También podría suceder con humanos, ya que para muchos la cabeza no es un órgano vital. Algunos, simplemente no la utilizan; y en otros, las órdenes y los estímulos provienen de otras zonas.

No hay comentarios: