TATUAJES


Los tatuajes son tan antiguos como el ser humano. Ya existían en el neolítico y se han encontrado en momías de alrededor de 2.200 años antes de Cristo. El tatuaje fue practicado por todos los pueblos en todas las latitudes, desde los mayas hasta los esquimales y desde los bereberes hasta los tahitianos, y su objetivo no era puramente estético, sino también mítico y ritual. Las diferentes tribus de la Polinesia lo utilizaban como ornamento corporal y, de manera particular, los maoríes lo utilizaban para impresionar a sus enemigos en la batalla. En el antiguo Egipto tenían significado ritual y simbólico, con funciones protectoras y mágicas. En Grecia y Roma se usaban para marcar a los criminales. En América Central, las tribus utilizaban los tatuajes a modo de conmemoración de los caídos en batalla y como forma de adoración de los dioses. En Japón, el tatuaje llegó en el siglo X a.C., siendo utilizado como ornamento corporal.

Lo que era usado de muchas formas en diferentes culturas, hoy ha dejado de ser la etiqueta de marineros, legionarios, presos, pandilleros, cantantes de rock y contestatarios, para convertirse en moda, sin entender de sexo, edad ni condición social. Un fenómeno social que muchos se toman a la ligera y, por imitación, sin pensar que no se trata de un peinado ni un adorno temporal, es algo para toda la vida.

Diferentes sondeos indican que un 20% no queda satisfecho con el resultado, entre un 80 y un 90% de personas con tatuajes quieren eliminarlos en algún momento de su vida y supera el 35% los que se arrepienten de haberse tatuado. Cifra que aumentará en unos años debido a la gran cantidad de jóvenes que adornan su cuerpo y a que la evolución personal será mayor en ellos que en las personas adultas.

El tratamiento para eliminarlos con laser es un proceso largo, caro y doloroso y no siempre se obtienen los resultados esperados, siendo muy frecuente las cicatrices. Cuanto más grandes son peores resultados se obtienen. Los que han penetrado profundamente en la dermis y los que usan varios colores son casi imposibles de eliminar.


──────────────────────────────
¡Miénteme, Pinocho, miénteme!

HASTA EL INFINITO

Y MÁS ALLÁ

PROHIBIDO

AGUJEREAR MANOS

DURAN, DURAN Y DURAN

AGUA POTANTE

SI BEBES... POTA ASEGURADA

ESCAPE LIBRE

SECRETUS INTERRUPTUS

El secreto de la felicidad es...

HEEYYY!

MACARENA

TORNEO DE TENIS

PARA VETERANOS

FACEBOOK

LANZALLAMAS


VAYA PAR DE...

POLIS

En Suecia, los polis son polis.

FUMAR PUEDE MATAR

COMBINADO CON LA ESTUPIDEZ
¡ES EXPLOSIVO!

EL FUTBOLÍN

DE OLIVER Y BENJI

LA CAMA QUE TODOS QUEREMOS


O LA CAMA DE BILL GATES
O EL BANCO IDEAL

PROHIBIDO PERROS

QUE FUMEN Y BEBAN EN MONOPATÍN

CLASES DE BALLET

¡GENIAL!

MOTIVOS PARA CREER





SIN COMENTARIOS

DIBUJO STANDARD

¿Quién no ha hecho uno así?

SALIDA

¡CUATRO, NADA MENOS!

PLACA PARA LA PUERTA

HE DECIDIDO CAMBIAR LA PLACA DE MI PUERTA

POQUITO...

... ES DEMASIADO POQUITO

LOS EJECUTIVOS...

... YA NO SON LO QUE ERAN

INFORMÁTICOS...

...  QUE DEJAN HUELLA

TODOS PARA UNO...

... Y UNO PARA TODOS

IMPOSSIBLE IS NOTHING

CHERNÓBIL

Reactor 4 de la Central Nuclear de Chernóbil

Han pasado 24 años, 9 meses, 0 días, 13 horas, 2 minutos y 30 segundos (en el momento de la entrada)  desde que el reactor 4 de la Central Nuclear de Chernóbil explotó a la 1:23 a.m. hora local.

Se estaba experimentando para comprobar si la energía de las turbinas podía generar suficiente electricidad para las bombas de refrigeración en caso de fallo. Una sucesión de errores humanos, técnicos y de construcción provocó una gran explosión que dejó al descubierto el núcleo del reactor emitiéndose una gigantesca nube radiactiva que arrojó a la atmósfera hasta 200 toneladas de material con una radioactividad equivalente a, aproximadamente, unas 500 bombas atómicas como la que fue lanzada sobre Hiroshima.

Más de 600.000 bomberos, soldados, funcionarios y voluntarios soviéticos participaron en los trabajos para tapar contener la letal radiación, lo que a la postre les supondría a muchos la muerte o la invalidez de por vida.

Cartel de Pripyat

Pripyat era la ciudad donde vivían los trabajadores de la central nuclear. La explosión produjo que se transformara en una ciudad fantasma.








 






Imágenes: www.boredpanda.com

Según cálculos de expertos ucranianos, la avería de Chernóbil se ha cobrado más de 100.000 vidas en Ucrania, Rusia y Bielorrusia -los otros dos países más afectados por el desastre-, cifra que organizaciones ecologistas, como Greenpeace, elevan hasta 200.000.

Harán falta 48.000 años para que 150.000 kilómetros cuadrados, un área del tamaño de Castilla la Mancha y Andalucía juntas, recuperen los niveles de radioactividad anteriores al incendio del reactor 4 de esta central nuclear. Hasta dentro de 700 años, la tercera parte de ese terreno contaminado no se podrá utilizar para la agricultura y la ganadería. En una circunferencia de 30 kilómetros de radio, una zona tan grande como la provincia de Álava, pasaran nueve siglos antes de que pueda volver a ser habitada por el hombre.

Chernóbil y los suburbios adyacentes son ahora hogar de científicos, oficiales de mantenimiento de la central nuclear, liquidadores, doctores y físicos especializados en radiación. Chernóbil ha sido renovada y es ahora hogar de más de 2.000 personas, incluyendo a eventuales visitantes a la zona de exclusión, quienes se hospedan en los sectores de la ciudad más distantes a la central nuclear. El viaje de un día a la zona restringida de Chérnóbil cuesta 19.367 rublos (unos 450 euros) para una o dos personas.

Han pasado 24 años, 9 meses,0 días, 13 horas, 12 minutos y 8 segundos (en el momento de la entrada) desde que el reactor 4 de la Central Nuclear de Chernóbil explotó a la 1:23 a.m. hora local.

EL MÁS BELLO

¡PARA SÍ MISMO!

TOALLA

MAS TURBANTE
y encima seca el pelo