LAURISILVA


Laurisilva en Tenerife

La laurisilva es una formación de tipo subtropical que comprende una gran variedad de árboles, plantas de sotobosque y especies de insectos y animales que viven en condiciones de humedad superiores al 80%.

Hace más de 60 millones de años, estos bosques estuvieron extendidos por toda la cuenca mediterránea, norte de África y sur de Europa. Debido a los cambios climáticos, esta vegetación desapareció de los continentes sirviendo las islas Canarias, Azores y Madeira como refugio de estas especies terciarias hasta la actualidad.

Aparece en los terrenos de lluvias abundantes, ocupando mayoritariamente las zonas favorables del norte de las islas entre los 400 y 1500 metros, beneficiándose así de la humedad proporcionada por los alisios al formar estos un mar de nubes, produciendo lo que se conoce como lluvia horizontal.

En su ambiente natural el suelo de la laurisilva, rezumante de humedad y escasa luminosidad, está cubierto de una gruesa capa de materia orgánica donde crecen helechos, musgos, plantas propias de ambientes sombríos y líquenes que también ascienden por los troncos y ramas.

Comprende dos subtipos de bosque: la laurilsilva y el fayal-brezal. Este bosque en su estado más puro está constituido por unas veinte especies diferentes de árboles, entre las que se encuentran: el viñátigo (Persea Indica), el tilo (Ocotea Foetens), el laurel (Laurus Novocanariensis), el barbusano (Apollonias Barbujana), el palo blanco (Notolaea excelsa), el madroño (Arbutus canariensis), el mocán (Visnea Mocanera), el aderno (Heberdenia excelsa), el naranjero salvaje (Ilex perado ssp.platyphylla), el acebiño (Ilex canariensis), los brezos (Erica Arbórea) y fayas (Myrica Faya).

La laurisilva constituye el ecosistema más rico en invertebrados y con mayor porcentaje de endemismos. Sus especiales condiciones de humedad y umbría favorecen el desarrollo de lombrices, moluscos y, sobre todo, artrópodos.


Laurisilva en La Gomera

En Canarias la mejor representación de laurisilva corresponde al Bosque del Cedro, en el Parque Nacional  de Garajonay, en La Gomera, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986; El Bosque de los Tiles, en La Palma, declarado Reserva de la Biosfera en 1983, antes de que la isla fuese declarada en su totalidad en 2002; y el Parque Natural de  Anaga en Tenerife, que es la que representa mayor biodiversidad.

No hay comentarios: